«Mira, yo vengo pronto y traeré mi recompensa conmigo para dar a cada uno según sus obras… El Espíritu y la esposa dicen: ¡Ven! Y quien lo oiga diga: “¡Ven!” Y quien tenga sed, que venga. Y quien quiera, que tome el agua de la vida gratuitamente… Amén, ¡Ven, Señor Jesús!» ¡ Maranathá! ¿Ven Señor Jesús!
Os deseamos un muy feliz tiempo de Adviento